Adoración

Adoración

El Dr. Steven Riser; ©2009

¿Alguna vez has notado la cantidad de adoración que sucede a tu alrededor todos los días? Todo el mundo está alabando a alguien o algo. Calvino dijo, “El corazón humano es una fábrica de ídolos.” ¡Todo el mundo tiene un objeto último de amor y lealtad, aun si solo se tratara de ellos mismos! Nosotros adoramos espontáneamente todo lo que en resumen, amamos y valoramos.


¿Alguna vez has notado la cantidad de adoración que sucede a tu alrededor todos los días? Todo el mundo está alabando a alguien o algo. Calvino dijo, “El corazón humano es una fábrica de ídolos.” ¡Todo el mundo tiene un objeto último de amor y lealtad, aun si solo se tratara de ellos mismos! Nosotros adoramos espontáneamente todo lo que en resumen, amamos y valoramos.

Hemos de dar Honor a Aquel Que es Digno

Juan 4:23-24 – “Pero la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque ciertamente a los tales el Padre busca que le adoren.”

Introducción: Adoración se lleva a cabo alrededor nuestro todo el tiempo

¿Alguna vez has notado la cantidad de adoración que sucede a tu alrededor todos los días? Todo el mundo está alabando a alguien o algo. Calvino dijo, “El corazón humano es una fábrica de ídolos.” ¡Todo el mundo tiene un objeto último de amor y lealtad, aun si solo se tratara de ellos mismos! Nosotros adoramos espontáneamente todo lo que en resumen, amamos y valoramos. Por ejemplo, decimos cosas como: “¿No es eso precioso?” “¿Eso fue glorioso?” “¡Eso es increíble!” “Eso es magnífico” “¡Somos número 1!” “¡No puedo vivir sin ti!” Cuando hacemos comentarios como estos, estamos atribuyendo honor a alguien o algo.

El verdadero culto que exalta el espíritu y expande la verdad de Dios es cada vez más raro. Como resultado de la incomprensión, y la mala apropiación tenemos el modelo de ministerio de la iglesia de “Willow Creek”, muchas iglesias están entreteniendo a las cabras en lugar de alimentar a las ovejas y exaltar al único y verdadero Dios, que es el único digno de nuestra adoración.

Hay en cada uno de nosotros la tendencia a perder la alabanza y el gozo de Dios porque adoramos por razones equivocadas, lo que refleja actitudes que eliminan en lugar de realzar la adoración. Por ejemplo: Tú no puedes ser un espectador pasivo si quieres adorar a Dios en espíritu y en verdad; y no puedes centrarte en ti mismo y tus intereses egoístas y adorar a Dios en espíritu y en verdad.

Como predicador, tengo una ventaja sobre la mayoría de los miembros de la iglesia. Vengo a la iglesia temprano por mí mismo. Nunca estoy apresurado y nunca tengo discusiones familiares – ya que nadie está conmigo. Pero recuerdo que cuando estaba creciendo Satanás estaba bien activo en mi casa el domingo por la mañana. Yo solía esconderme en el armario para no asistir al servicio de adoración de la iglesia. La buena noticia es que no tienes por qué actuar así el domingo por la mañana. Con un poco de esfuerzo podemos tomar decisiones que conduzcan a tener la actitud y la motivación adecuada que ayudarán a llevarnos a la clase de adoración que Dios, ¡nuestro Padre celestial busca!

¿Qué es la adoración? La palabra adoración significa literalmente a “dar honra” a alguien o algo. Cuando los cristianos se reúnen para adorar, estamos atribuyendo honra a Dios en formas que expresan nuestro deseo sincero de elogio y adoración por lo que Él es y darle las gracias por lo que hace. Le alabamos por Su poder creador, Su provisión providencial, Sus hechos poderosos, Su poderosa presencia, Sus promesas preciosas y Su Palabra que transforma vidas. Para entrar en adoración se requiere que vengamos expectantes para que la espontanea presencia de Dios sea bienvenida y experimentada desde el fondo de nuestro ser. A medida que nos damos a Dios, lo hacemos de todo corazón, con unidad y entusiasmo – ¡Con el corazón, alma, mente y voluntad!

Al igual que un compromiso a medias es nauseoso para Cristo, también lo es la adoración a medias. Colosenses 3:23 dice, “Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres” (La Biblia de las Américas). Un discípulo totalmente dedicado de todo corazón tienes un solo propósito y se involucra en los hábitos piadosos de devociones diarias y de adoración colectiva semanal con la familia de Dios.

¿Cómo quiere y requiere Dios que le adoremos?

Jesús dijo que los verdaderos adoradores “adorarán al Padre en espíritu y en verdad” (Juan 4:23). La amistad y la intimidad es algo que Dios desea – el Padre busca tales adoradores. En Juan 4:21-24, Jesús contrasta el tipo de culto que Él aboga con la ignorancia de la adoración de la samaritana. Una comprensión truncada de la verdad bíblica conducirá invariablemente a la adoración truncada del Dios trino.

¿Cuáles son algunos de los resultados positivos de la adoración a Dios en espíritu y en verdad? El amor, la obediencia, la dedicación, el compromiso, la lealtad profunda y apasionada al propósito de Dios, Sus planes y prioridades. De alguna manera, nos volvemos como aquel que adoramos – como Dios. Pablo dice en 2 Corintios 3:18, “Pero nosotros todos, con el rostro descubierto, contemplando como en un espejo la gloria del Señor, estamos siendo transformados en la misma imagen de gloria en gloria, como por el Señor.” La verdadera adoración se basa en amor y conocimiento, no ignorancia y temor.

¿Qué es una falsa adoración? Según William Barclay, una falsa adoración es:

  1. Una adoración selectiva – Esta escoge lo que quiere creer acerca de Dios y omite el resto. Por ejemplo, algunas personas dicen, “Yo adoro a un Dios de amor”, sin tener en cuenta todos Sus otros atributos.
  2. Una adoración legalista – Esta práctica se basa en la forma prescrita y revelada de Dios para adorarle. El principio regulador afirma que Dios debe ser adorado sólo como Él proscribe en Su Palabra.
  3. La adoración supersticiosa – Debido a que muchos tienen miedo de lo que podría suceder si ignoran por completo a Dios, se involucran en la superstición, el pensamiento irrealista o mágico – un intento de controlar o manipular la deidad para sus fines egoístas.

¿Cuántos de ustedes ven a la oración como un medio de conseguir que Dios conceda tus peticiones egoístas? (1 Juan 5:14-15) La verdadera adoración no es selectiva, ignorante o supersticiosa; es integral basada en la verdad y el amor. La verdadera adoración se basa en el amor de Dios por nosotros y nuestro agradecimiento en respuesta a la gracia de Dios. La verdadera adoración se basa en la amplia revelación de Dios de Sí mismo en la Creación y la Escritura. Adorar en espíritu y en verdad es el tipo de culto que Dios desea y requiere.

¿Cuál es la naturaleza de la verdadera adoración?

Es una adoración basada en la gracia. El primer milagro de Jesús fue en las bodas de Caná cuando convirtió el agua en vino (Juan 2:1 y siguientes). Creo que este milagro simboliza lo que nos sucede cuando Jesús entra en nuestras vidas. Hay una nueva calidad de vida análoga a la conversión del agua en vino – ¡De la mera existencia de una vida abundante!

Sin Jesús la vida es aburrida, plana y rancia; con Jesús la vida es vivaz, brillante y emocionante. ¡Con Jesús tenemos un nuevo comienzo, una nueva naturaleza, un nuevo propósito, una nueva paz y un nuevo amor! Todo lo que tienes que hacer es mirar las respuestas de aquellos que Le encontraron con arrepentimiento y fe. Cuando el Espíritu nos da una nueva naturaleza y Cristo entra en nuestro corazón, la adoración surge de dentro de nosotros. Tenemos un deseo de ser mejores personas, porque el testimonio de Dios está en juego en nuestras vidas.

En concreto, ¿Cuáles son algunas de las formas en que una verdadera adoración se lleva a cabo?

  • En lugar de buscar nuestra propia gloria, o glorificar a los demás, hemos de dar la gloria a Dios.
  • En lugar de estar centrado en nosotros mismos o centrados en otros, hemos de estar centrados en Cristo.
  • En lugar de querer tomar todo el crédito, hemos de dar a Dios las gracias y el crédito.
  • En lugar de ponernos a nosotros mismos primeros, hemos de poner a Dios en primer lugar en nuestras vidas (Col. 1:18a).
  • En lugar tener un orgullo insensato, hemos de humillarnos delante de Dios (Santiago 4:6, 10).
  • En lugar de rebelarnos contra Dios, hemos de dar gracias a Dios en todo lo que hacemos (Col. 1:10).
  • En lugar de tratar de ganar la aprobación de Dios, hemos de aceptar el regalo de la gracia.
  • En vez de hacer nuestras propias cosas, hemos de hacer la voluntad de Dios.
  • En lugar de pensar que sabemos lo que es mejor; hemos de recibir lo mejor de Dios.

¿Cuáles son algunas de las características específicas de la adoración cristiana?

el culto cristiano es:

  1. De gratitud en respuesta a la gracia de Dios, que no es basada en las obras.
  2. En base de la verdad revelada de Dios, no se basa en ignorancia.
  3. Interna (espiritual), no externa (superficial).
  4. Es una acción, no una rutina o ritual.
  5. Es genuina o sincera, no es falsa o hipócrita.
  6. Es bíblica, no en base en el hombre o en tradiciones humanas.
  7. Es de todo corazón, no a medias.
  8. Es apasionada, no tibia.
  9. Es a toda hora, todos los días, no sólo los domingos a las 11:00.
  10. Se centra en Dios (teocéntrica), no en otros (antropocéntrica).
  11. Es un privilegio precioso, no un deber u obligación rutinaria.
  12. Es centrada en Cristo, no centrada en nosotros.
  13. Es costosa – estamos llamados a ofrecer nuestras vidas como un sacrificio vivo.
  14. Se trata de complacer una audiencia de Uno; no es para entretener a la gente.
  15. Es espiritual, no meramente una liturgia formal.
  16. Es ordenada, no caótico o confusa.
  17. Es un privilegio gozoso, no un sentir aburrido.
  18. Es lo que ofrecer en adoración. Si no entregas nada, no sacaras nada.
  19. Es la actitud y actividad más importante de todos los días de nuestras vidas.
  20. Es un proceso de toda la vida de llegar a ser un discípulo saludable y transformado.
  21. Es la verdadera expresión de amor de nuestros corazones a Dios.
  22. Es nuestra única actividad permanente – que continuará por toda la eternidad.
  23. Es exaltar el valor de Dios, no nuestro propio valor.
  24. Involucra devociones personales, así como celebraciones corporativas.
  25. Permite la expresión libre de nuestros corazones.
  26. Involucra a nuestro espíritu que entra en contacto vital con el Espíritu Santo.

La Adoración es Integral (no selectiva)

  • El culto cristiano es integral por lo que envuelve la mente, la voluntad, las emociones, el cuerpo y el espíritu.
  • Adoramos con nuestra mente renovada (Fil. 2:3-5)
  • Adoramos con nuestras emociones santificadas (Rom. 12:11-15)
  • Adoramos con nuestro espíritu regenerado (Juan 4:23-24)
  • Adoramos con nuestros cuerpos re-dedicados (Rom. 12:1-2)
  • Adoramos con la oración y al compartir la Palabra (Col. 3:15-17)
  • Adoramos cuando damos de los recursos financieros que Dios nos ha dado.
  • Adoramos (proclamar el valor de Dios) al ocuparnos en el servicio desinteresado

 ¿Cuál es el contexto de una adoración que exalta a Dios?

El contexto es una comunidad de fieles en una congregación local (Hebreos 10:23-24). Dios anhela que nuestro cuerpo, alma, mente y espíritu reposen y encuentren refresco, como el día de reposo lo requiere, Si hemos de buscar la salud y la vitalidad espiritual, debemos de buscar la sabiduría de Dios en el día de reposo. Si anhelamos agradar a Dios, tenemos que ver por la prioridad de adorar semanalmente de forma colectiva. Por ejemplo, si no descansamos bien el sábado por la noche vamos a tener dificultad en nuestra adoración corporativa el domingo.

¿Cuáles son algunas marcas de una vitalidad espiritual que honre a Cristo?

  1. La preparación para la adoración corporativa comienza el lunes por la mañana con los devocionales diarios. Todo discípulo devoto se prepara regularmente para la adoración corporativa con una vital vida devocional. La adoración colectiva es la hora más importante de la semana si venimos preparados adecuadamente. Todo discípulo maduro entra en la adoración colectiva con una actitud de anticipación y expectativa. Pues se anticipa encontrarse con Dios y escuchar de Dios para que Él pueda obrar en nosotros y a través de nosotros. Por lo que es necesario más tiempo que el preludio de cinco minutos para prepararse adecuadamente para la adoración colectiva.
  2. Una participación activa es un requisito necesario previo para una adoración verdadera y eficaz. Dios es la audiencia y los miembros de la iglesia son los actores que buscan agradar a una audiencia de Uno.

¿Cuántas veces has escuchado o tal vez incluso hacer una de las siguientes observaciones?

-No saque nada del culto de adoración hoy.

-No saque nada del mensaje del pastor.

-No me gusta cuando el coro canta música clásica.

-No me gusta cuando el culto de adoración se pasa de la hora.

¿Acaso esto no te suena familiar? El hilo que conecta a cada uno de estas frases es la idea de sacar algo del culto de adoración. El denominador común de todas estas declaraciones es “yo” Ellos muestran un marco que se centra en la persona misma.

¿Nos reunimos principalmente para tratar de agradar a Dios o para sentirnos bien y para satisfacer nuestras necesidades? Venimos adorar para dar, no para recibir. Venimos a complacer a una audiencia de Uno. Es sólo en agradar a Dios que realmente adoramos. Dios nos dará lo que necesitamos para recibir. Las personas egoístas no son buenos adoradores ya que la adoración es inherentemente altruista. La idea de la adoración como un acto de entrega ha sido desplazada con una de “mentalidad de consumo.” Pero cuando venimos a adorar a Dios hemos de hacerlo con: humildad, amor, receptivamente y con una actitud de entrega gozosa. Ese es el tipo de culto que busca nuestro Padre Celestial.

  1. Si te paras a pensar en ello, diferentes estilos de culto y de predicación son inevitables. Si sólo hubiera una denominación, aún tendríamos una amplia diversidad de estilos de culto. Si sólo hubiera un seminario, todavía tendríamos una amplia variedad de estilos de predicación. El hecho es que hay enormes variedades dentro de la comunidad cristiana. ¡No vamos a entrar en una rutina! Nuestra actitud del corazón es más importante que un estilo de predicación específica o forma de culto. En cierto culto cristiano, la sustancia es siempre más importante que el estilo.
  2. Tenemos que tomar las medidas necesarias para evitar distracciones insignificantes e innecesarias. La mayoría de la gente se distrae con facilidad tanto en la adoración personal como la adoración colectiva. Si encuentras que tienes pensamientos extraños, puedes eliminarlos si los escribes en un papel. La oración privada es una manera de tratar con las distracciones que nos impiden escuchar la voz de Dios. En lugar de ser distraído por otras personas a nuestro alrededor, tenemos que orar por ellos. Tenemos que calmar nuestros corazones con el fin de llegar a ser receptivos a la presencia poderosa del Espíritu.
  3. ¿Qué se puede hacer para mejorar aún más tu experiencia de adoración? Lo creas o no, para mejorar tu adoración corporativa tiene que comenzar con ser un miembro activo de una iglesia local: ¿Por qué? ¡Debido a que nuestro compromiso como miembros también promete a Dios que vamos a hacer del culto nuestra prioridad! ¿Por qué? La adoración colectiva tiene lugar en el contexto de la familia de Dios – El Cuerpo de Cristo. Hebreos 10:24-25 dice: “Consideremos cómo estimularnos unos a otros al amor y a las buenas obras. No dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos unos a otros – y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca”.

Da Gracias a Dios si tienes una iglesia local a la cual puedes llamar tu hogar espiritual. Hay demasiados personas que van de iglesia en iglesia como gitanos espirituales, en vez de hacer un compromiso con una iglesia y convertirse en parte vital de una congregación local específica. Cuanto más tiempo seas una parte de una iglesia local cuanto más te vas a dar y recibir de esa familia.

Necesitamos llegar a adorar con una conciencia tranquila, pidiendo perdón y perdonando también. Jesús dijo in Mateo 5:23-24: “Por tanto, si estás presentando tu ofrenda en el altar, y allí te acuerdas que tu hermano tiene algo contra ti, deja tu ofrenda allí delante del altar, y ve, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda”.

Ahora, aquí tenemos una pregunta para tu consideración en oración: ¿Qué pasos prácticos puedes dar: 1) Para cultivar el hábito piadoso de devociones diarias; y 2) Para hacer la adoración colectiva semanal una prioridad (la hora más importante de la semana)?