En El Cumplimiento de los Tiempos/Parte 74

Por: Dr. Thomas O. Figart; ©1999

UN ESTUDIO SOBRE EL EVANGELIO DE MATEO

Y No Se Arrepintieron. Mateo 11:20-30

Su Poder Fue Rechazado; El Rechaza a la Nación. 11:20-24

11:20. “Entonces comenzó a reconvenir a las ciudades en las cuales habla hecho muchos de sus milagros, porque no se habían arrepentido”.

Muchos comentarios anotan el cambio de actitud de Jesús aquí. A este respecto podemos señalar tres palabras. Primero, está exarto “comenzó”1, un aoristo en el primer tiempo que indica un nuevo comienzo; segundo, las palabras “a reconvenir” o reprochar, revela esa nueva actitud de Jesús con respecto a estas tres ciudades sobre las que Él va a pronunciar ayes y juicio; y. finalmente, las palabras “había hecho” egeneto2, lo cual mira hacia Su ministerio en Galilea como que ya se ha completado.

El largo sufrimiento de Jesús ha sido muy probado, especialmente en estos lugares en donde Él exhibió las mayores pruebas de Su Mesianismo y recibió el mínimo arrepentimiento de la nación judía. Esta es una reminiscencia de Israel en el Antiguo Testamento; “Donde me tentaron vuestros padres; me probaron, y vieron mis obras cuarenta años. A causa de lo cual me disgusté contra esa generación, y dije: Siempre andan vagando en su corazón, y no han conocido mis caminos” (Hebreos 3:9-10).

11:21. “¡Ay de ti, Corazín! ¡Ay de ti, Betsaida! Porque si en Tiro y en Sidón se hubieran hecho los milagros que han sido hechos en vosotras, tiempo ha que se hubieran arrepentido en cilicio y en ceniza”.

Corazín nunca fue mencionada en relación con cualquiera de los milagros de Jesús, y Betsaida aparece en Marcos 6:45 cuando Jesús camina sobre el agua: en Marcos 8:22 cuando Jesús sanó a un ciego, en Lucas 9:10-17 cuando Él “sanaba a los que necesitaban ser curados” y alimentó a cinco mil.

Esto en sí mismo muestra la verdad de Juan 21:25. “Y hay también otras muchas cosas que hizo Jesús, las cuales si se escribieran una por una, pienso que ni aun en el mundo cabrían los libros que se habrían de escribir”. Sabemos por Mateo 11:1 que Jesús ministró en “las ciudades de ellos” las cuales indudablemente incluyeron muchas más que Corazín, Betsaida y Capernaum.

Tiro y Sidón eran notorios por su idolatría, específicamente la adoración a Baal. La reina Jezabel era hija del rey Et-baal de los Sidonios (1 Reyes 16:31), y su malvada historia está ampliamente documentada. A pesar de eso, Jesús dice que Tiro y Sidón se hubieran arrepentido mucho antes si solamente hubiesen recibido la evidencia de las obras poderosas de Jesús, como les fue dada a Corazín y Betsaida.

11:22. “Por tanto os digo que en el día del juicio, será más tolerable el castigo para Tiro y para Sidón, que para vosotras”.

Al unir el 11:22 con el 11:21, se presentan dos doctrinas. Primero está el hecho de que la omnisciencia de Cristo incluye tanto lo posible como lo actual. Él no solamente sabía cómo habían pecado contra Dios las ciudades de Tiro y Sidón, sino que también sabía cómo se hubieran arrepentido si se les hubiera dado la oportunidad adicional de la presencia de Cristo y Sus obras milagrosas. Segundo, la doctrina de las diferencias en la severidad del castigo en el infierno, basado en la cantidad de luz que recibieron y en la cantidad que rechazaron.

Otra base para el juicio, como lo anota Apocalipsis 20:12-13 será “según sus obras”. Desde ambos puntos de vista, entonces, el castigo será distinto para cada individuo; sin embargo, para los incrédulos, este castigo será eterno (Mateo 25:46).

11:23-24. “Y tú, Capernaum, que eres levantada hasta el cielo, hasta el Hades serás abatida; porque si en Sodoma se hubieran hecho los milagros que han sido hechos en ti, habría permanecido hasta el día de hoy. Por tanto os digo que en el día del juicio, será más tolerable el castigo para la tierra de Sodoma, que para ti”.

A pesar de que este pronunciamiento en contra de Capernaum es similar al de Corazín y Betsaida así como el juicio es idéntico al de estas ciudades, existen algunas diferencias en sus expresiones.

En Capernaum Jesús estableció su centro de operaciones e hizo muchos milagros allí, incluyendo la curación del siervo del centurión y de la suegra de Pedro, además de liberar a muchas personas que estaban poseídas por demonios, y de sanar a muchos otros enfermos (Mateo 8:5-17). Un paralítico, la hija de Jairo, la mujer hemorrágica y el hombre mudo, también fueron sanados allí (Mateo 9:2-8; 18:33). Esta bien puede ser la razón para la afirmación, “Capernaum, que eres levantada hasta el cielo”, porque sus privilegios eran muy grandes, pero así también va a ser su descenso, aún hasta el Hades.

A Capernaum se le comparó con Sodoma en vez de con Sidón. Sodoma y Gomorra eran infames por su inmoralidad y fueron destruidas con fuego y azufre (Génesis 19:24-25).

A pesar de que nos podemos sentir presionados a presentar un listado de pecados peores que los de estas ciudades, sin embargo, la indiferencia de Capernaum a la Persona y Poder del Hijo de Dios era mayor que la gruesa inmoralidad de Sodoma y Gomorra.

Igual que Tiro y Sidón, Sodoma encontrará más tolerable su juicio ante el Gran Trono Blanco que lo que sería para las ciudades en las cuales se hizo la más grande demostración del poder de Cristo.

De nuevo el principio: Mientras más luz se rechaza, se recibirá más castigo. Esto será más evidente aun en el cumplimiento de los tiempos.

 1 Nuevo Testamento Interlineal Griego-Español, Francisco Lacueva.
2  Ibid.

Lea la Parte 75