¿Por qué es Importante Entender la Doctrina de la Trinidad? 1

Primera Parte
Por: El Dr. John Ankerberg y el Dr. John Weldon; ©2006
Traducido y adaptado al castellano por el Licenciado en Teología, Roberto Bautista Álvarez

 

Descripción

Es importante que todo cristiano entienda la doctrina bíblica de la Trinidad porque esla esencia de quién es Dios, es comprender adecuadamente la naturaleza de Dios como Padre, Hijo y Espíritu Santo. Entender la Trinidad es comprender a Dios como Él se ha revelado.

 

Contenido

  1. ¿Por qué es importante para todo cristiano entienda la Doctrina de la trinidad?
  2. Notas

 

1. ¿Por qué es importante para todo cristiano entienda la Doctrina de la trinidad?

Cuando hablamos de la Trinidad, hay que hacerlo con precaución y modestia, porque como dijo San Agustín: “En ningún otro lugar se cometen errores más peligrosos, pues puede ser una investigación muy difícil, pero de descubrimientos más fructífero.” (Santo Tomás de Aquino, teología Suma, xxi, 1272)

Es importante que todo cristiano entienda la doctrina bíblica de la Trinidad porque esla esencia de quién es Dios, es comprender adecuadamente la naturaleza de Dios como Padre, Hijo y Espíritu Santo. Entender la Trinidad es comprender a Dios como Él se ha revelado.

¿Por qué es importante esto? Porque si vamos a adorar a Dios “en espíritu y verdad” (Juan 4:24), como Jesús lo instruyó, debemos conocer y adorar al único y verdadero Dios como realmente es. El dejar de hacerlo es dejar de conocer y adorar a Dios, y esto no es dar gloria a Él. Por lo tanto, los que rechazan la Trinidad, prácticamente, niegan la naturaleza de Dios.

Consideremos algunos grupos denominados cristianos que rechazan con contundencia la doctrina de la Trinidad:

1.1Los “testigos de Jehová” hacen de Jesús una creación de Jehová y del Espíritu Santo la fuerza impersonal de Jehová. Por lo tanto, Jesús “fue en realidad una criatura de Dios” que ganó su propia salvación e inmortalidad [1]  y el Espíritu Santo “no es una persona, sino la fuerza activa invisible de Dios por medio de la cual Dios lleva a cabo su obra y santa voluntad.” [2]

Al rechazar la Trinidad, el fundador de los Testigos de Jehová C.T. Russell declaró que el Dios del cristianismo “no es en realidad “Jehová” sino una antigua deidad pagana, con muchos años de iniquidad—Baal, el Diablo Mismo.”[3]  El Segundo Presidente de La Atalaya, el Juez Rutherford declaró de forma similar: “La doctrina de la Trinidad es una doctrina falsa y es promulgada por Satanás con el propósito de difamar el nombre de Jehová” — y para evitar que otros “conozcan la verdad de Jehová y Su Hijo, Jesucristo.” De hecho,”Personas temerosas de Dios… les resulta un poco difícil amar y adorar a un complicado Dios de tres cabezas, de aspecto monstruoso”. [4]  Sin duda, las enseñanzas que muestran a Dios de esta manera no le traen honor ni gloria.

1.2 De manera similar, los mormones sostienen que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo no son inmortales, pero que eran hombres de espíritu individual creados por la unión sexual de sus padres divinos, cada uno de los cuales evolucionó hacia la Divinidad. [5]  El mormonismo por lo tanto rechaza la unidad existente del Padre, Hijo y Espíritu Santo, y por lo tanto enseñan el triteísma o una creencia en tres Dioses separados.

De hecho, en última instancia, los mormones son politeístas, pues rechazan el concepto de un sólo Dios verdadero. Así un texto de la doctrina mormona declara:

En cuanto a este universo, hay tres dioses: el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo… Para  nosotros, hablando en el adecuado sentido finito, estos tres son los únicos dioses que adoramos. Pero, además, hay un número infinito de personajes santos, procedentes demundos innumerables, que han pasado a la exaltación [es decir, la Divinidad] y por lo tanto son dioses.[6]

1.3 Mary Baker Eddy fue la fundadora de “La Ciencia Cristiana”, otro grupo que dicen ser cristianos. Sin embargo, en su libro “Ciencia y Salud – la Clave a las Escrituras”, “La Biblia de la Ciencia Cristiana,” ella escribe:

La teoría de las tres personas en un Dios (es decir, una Trinidad personal o Tri-unidad) sugiere politeísmo, en lugar del siempre presente Yo Soy… El nombre Elojím está en plural, pero esta pluralidad de Espíritu no implica más que un Dios, tampoco implica tres personas en una.[7]

1.4 Victor Paul Wierwille, fundador de TheWay International (El Camino Internacional), revela consecuencias comunes al rechazo de la Trinidad—una negación no sólo a la Persona de Jesucristo, sino también de Su obra redentora en la cruz. Wierwille argumenta esto de la siguiente manera:

A través de los años, entre más y más investigo cuidadosamente la Palabra de Dios, lo menos y menos encuentro fundamento para una trinidad. A pesar de que siempre había aceptado la idea de un Dios-tres-en-uno, más seguidamente encontré evidencia en la Palabra de Dios, que disminuyó mi creencia en una trinidad cristiana…. [Además] Si Jesucristo es Dios… todavía no hemos sido redimidos… Nuestra propia redención… depende de Jesucristo siendo hombre y no Dios… Entonces, ¿Cómo se originó la doctrina trinitaria? Se desarrolló gradualmente y ganó impulso a finales de los siglos primero, segundo y tercero, ya que muchos paganos que se habían convertido al cristianismotrajeron con ellos sus creencias y prácticas paganas. Luego el Trinitarianismo fue confirmado porel Concilio de Nicea en el año 325 d.C. por los obispos de la Iglesia de conveniencia política.[8]

Bien, el entender la razón de la Trinidad es importante de acuerdo con tu formulación bíblica y teológica pues el no hacerlo puede llevar a puntos de vista heréticos sobre quien es Dios. Esto a su vez puede conducir al rechazo del único y verdadero Dios y a la adoración de un Dios falso. Pero si la Biblia es clara en algo, es clara que la fe en y la adoración de un falso Dios no es capaz  de salvar a laspersonas de sus pecados. Jesús mismo hizo hincapié en la importancia de tener un conocimiento exacto de Dios cuando dijo: “Y esta es la vida eterna, que te conozcan a Ti, el único Dios verdadero, y Jesucristo, a quien has enviado” (Juan 17:3).

Dios advirtió a Israel a través del profeta Oseas: “Mi pueblo es destruido por falta de conocimiento” y “no reconocerás a otro dios fuera de mí,pues no hay más salvador que yo.” (Oseas 4:6; 13:4). Como su historia demuestra tan ampliamente, los Israelitas estaban espiritualmente en ruina porque habían rechazado el conocimiento verdadero de Dios y se habían convertido hacia dioses falsos e ídolos. Por desgracia, de una manera similar, los que deliberadamente rechazan la Trinidad, sabiendo de antemano lo que la Biblia enseña al respecto, sólo revela su propia falta de salvación (1 Corintios 2:14). En otras palabras, nadie puede deshonrar constantemente lo que el Espíritu Santo nos ha revelado en las Escrituras en cuanto a la verdadera naturaleza de Dios y lógicamente pretender ser un cristiano.

Por supuesto, el conocimiento previo de la Trinidad, sobre todo en su formulación teológica, no es necesaria para que una persona sea salva. Pero una vez salva, es vital para todocristianos  conocer la verdadera naturaleza de Dios que con tanta misericordia nos ha perdonado. Estoexplica por qué la Iglesia siempre ha reconocido la importancia de una adecuada comprensión de Dios y ha sostenido que aquellos que rechazan la visión bíblica de Dios, que mientras lo hagan, no pueden ser salvos.

Por ejemplo, en la discusión acerca de una maldición divina o anatema hacía los que rechazan a Dios, el Credo de Atanasio…comienza y termina con la declaración solemne de la fe universal de la iglesia en la Trinidad y la Encarnación, que ellas estánla condición indispensable de la salvación, y que los que la rechazan se perderán para siempre. Este anatema [maldición divina], en su sentido histórico natural, no es más que una solemne advertencia contra el gran peligro de la herejía, ni, por otra parte, hace la demanda, como condición para la salvación, un conocimiento total, y asentimiento a, o el hecho lógico de las doctrinas establecidas (esto condenaría a la gran mayoría de las personas, incluso a los creyentes cristianos); pero sí quiere decir que excluye del cielo a todos los que rechazan la enseñanza de la verdad divina. Requiere que todos los que son salvos crean en el único Dios viviente, Padre, Hijo y Espíritu Santo, uno en esencia, en tres personas y uno en Jesucristo, muy Dios y muy hombre en una persona.[9]

Como Vladimir Lossky dijo una vez con elocuenciaen su libro “La Teología Mística de la Iglesia Oriental (1957, p. 66), “Entre la Trinidad y el Infierno no hay otra opción”.

Por lo tanto, una examinación de las religiones que afirman ser cristianas, y que niegan la Trinidad, revela invariablemente que también hay otras doctrinas cristianas fundamentales, como la salvación por la gracia sólo a través de la fe, que son rechazadas por estas. En otras palabras, si uno no se inicia con el debido respeto por la Escritura y su comprensión de Dios, es poco probable que uno vaya a conseguir algo mucho más bíblicamente correcto. Esto es exactamente lo que encontramos en el mundo de las sectas.

Sin embargo, antes de discutir lo que la Biblia nos enseña acerca de la Trinidad, también hay que recordar que esta doctrina es algo que las mentes finitas no pueden comprender totalmente. La Trinidad se puede definir lógicamente, pero esto es parte del problema, porque “la verdad infinita de la Divinidad está más allá de los límites de la lógica, que trata únicamente con verdades finitas y categorías.”[10]  En otras palabras, un ser infinito, como Dios nunca puede ser completamente entendido por cualquier persona finita. Si no podemos entender algo tan básico como las partículas de la física, ¿Quién podría argumentar que deberíamos ser capaces de comprender racionalmente todo lo que es un Dios infinito?

Como Dorothy L. Sayers dijo una vez sobre el pensamiento religioso actual (1957),

¿Por qué te quejas de que la proposición que Dios de tres en uno es oscura y mística?Más conscientespor otra la y muy fácilmente la fórmula fundamental de la física, “2P menos PQ es igual a IH sobre dos π, donde I es igual a la raíz cuadrada de menos uno” cuando sabes muy bien que la raíz cuadrada de menos uno es paradójica y π es incalculable.

Tenen cuenta que una hormiga no podría comprender todo lo que es un ser humano, aunque lo intente. Sin embargo, si un ser humano de alguna manera podría convertirse en una hormiga, podría ser capaz de explicar lo suficiente sobre lo que es un ser humano para que la hormiga pudiera ganar algo de comprensión de lo que es un ser humano.

Si tenemos en cuenta que Dios está, literalmente, infinitamente más allá de lo que los hombres son, el paralelo sufre enormemente. Todo lo que podemos verdaderamente entender acerca de Dios es lo que Él nos ha revelado en la Biblia. Y si bien esta nos da una gran cantidad de información precisa, es obvio que no nos da información exhaustiva que se sumerge en las profundidades de Su infinidad. De hecho, una de las glorias de la salvación eterna (Juan 5:24; 6:47) será que las criaturas finitas estarán aprendiendo por siempre cosas maravillosas acerca de las glorias inagotables y perfecciones de un Dios infinito. Este conocimiento celestial hará que lo aprendido en la tierra palidezca en contraste.

En cualquier caso, lo que los cristianos pueden hacer es aceptar lo que Dios ha revelado y lo que la Iglesia ha formulado históricamente que está conforme con la enseñanza bíblica. Así que,

¿Qué significa que Dios sea una Trinidad?

Dios nos ha revelado que Él existeen tres personas o centros de conciencia dentro de una Divinidad. Una vez más, a pesar de que el concepto de la Trinidad no puede ser plenamente comprendido no significa que la doctrina no se puede describir o definir con precisión. Una buena definición de la Trinidad es proporcionada por el conocido historiador de la iglesia Philip Schaff:

Dios es uno en tres personas o trinidad [personas distintas de la misma naturaleza], cada personaexpresa toda la plenitud de la Deidad, con todos sus atributos. El término no se toma en un sentido de un simple personaje o forma de manifestación (prosópon; cara, máscara), ni en el sentido moderno de un ser separado, independiente o individual, pero en un sentido que se encuentra entre estas dos concepciones, y así evita el Sabelianismo, por un lado, y Triteísmo por el otro. [El sabelianismo enseñó que Dios era sólo una persona que existía en tres formas o manifestaciones diferentes; el Triteísmo refiere a una creencia en tres dioses separados.] Las personas divinas están una en la otra, y forman una intercomunicación permanente y un movimiento dentro de la esencia divina. Cada persona tiene todos los atributos divinos que son inherentes en la esencia divina, pero cada uno tiene también una individualidad o propiedad característica que es propia de la persona, y puede no ser comunicada; el Padre es ingénito, el Hijo Unigénito del Padre, el Espíritu Santo procede del Padre. En esta Trinidad no hay ninguna prioridad o posterioridad del tiempo, no hay superioridad o inferioridad de rango, pero las tres personas son coeternas e iguales.[11]

Es importante señalar aquí que la Biblia enseña tanto el monoteísmo como el trinitarianismo. La Biblia enseña una vista monoteísta – que hay un sólo Dios verdadero; y una vista trinitaria – que el Dios verdadero existe eternamente en tres personas. Esta trinidad de Dios fue defendida desde los primeros tiempos por teológicos y apologistas cristianos, quienes tomaron cuidado de guardar ambos la unidad de Dios contra el triteísmo y también mantener la deidad respectiva de las 3 personas. Como Gregorio de Nissa dijo en su carta a Ablabius:

Decir que hay tres dioses… es maligno…y dar testimonio de la divinidad del Hijo y del Espíritu… es impío y absurdo… Por lo tanto, un solo Dios debe ser confesado por nosotros de acuerdo con el testimonio de la Escritura: “Escucha, oh Israel, el Señor es nuestro Dios, el Señor uno es” (Deuteronomio 6:4). [12]

Así que, ¿Cómo podemos saber que la doctrina de la Trinidad es bíblica? La Trinidad es una doctrina bíblica que puede verse en cinco simples declaraciones apoyadas por la Biblia: Y, dado que los Testigos de Jehová son un grupo tan firmemente opuesto a la doctrina como algo “pagano”, “inaceptable” y “del diablo”, pensamos que podría ser instructivo para ellos el citar su propia Biblia, La Traducción del Nuevo Mundo (NWT, edición de 1970), en apoyo de la doctrina. (En las escrituras a continuación, el término “Espíritu Santo” no está en mayúscula porque los Testigos de Jehová creen que el “espíritu santo” es sólo una fuerza impersonal y activa de Dios, no una persona verdadera.) Aun así, la Traducción del Nuevo Mundo enseña la doctrina de la Trinidad:

  1. Sólo hay un Dios verdadero: “Porque hay un sólo Dios y un mediador entre Dios y los hombres…” (1 Timoteo 2:5 TNM, énfasis añadido; véase también Deuteronomio 4:35, 6:4; Isaías 43:10).
  2. El Padre es Dios: “Hay verdaderamente para nosotros, un Dios el Padre… (1 Corintias 8:6, TNM, énfasis añadido; véase también Juan 17:1-3; 2 Corintios 1:3, Filipinas 2:11; Colosenses 1:3; 1 Pedro 1:2).
  3. Jesucristo, el Hijo, es Dios: “…pero él Jesús también estaba llamando Dios su propio Padre, haciendo de sí mismo igual que Dios”: (Juan 5:18 TNM, énfasis añadido); “En respuesta, Tomas le dijo al Jesús: ‘Mi Señor y mi Dios’” (Juan 20.28 TNM, énfasis añadido; véase también Isaías 9:6; Juan 1:1, Romanos 9:5; Tito 2:13; 2 Pedro 1:1).
  4. El espíritu santo es una persona, es eterna y por ende es Dios: “Sin embargo, cuando este venga, el espíritu de la verdad, te guiará a toda la verdad, porque no hablará de su propio impulso, sino de las cosas que escucha hablará, y te declarará las cosas que vienen” (Juan 14:13 TNM, énfasis añadido). El espíritu santo también es eterno: “el Padre…te dará otro ayudante para que esté contigo siempre, el espíritu de la verdad” (Juan 14:16-17). “Cuanto más estará la sangre del Cristo, que por un espíritu eterno, se ofreció sin mancha a Dios…” (Hebreos 9:14, TNM, énfasis añadido). El espíritu santo por ende es Dios: “Pero Pedro dijo: ‘Ananías, ¿Por qué te ha envalentonado Satanás para jugar el papel falso con el espíritu santo…’ Tú has sido falso, no con los hombres sino con Dios” (Actos 5:3, 4 TNM, énfasis añadido).
  5. El Padre, Hijo y Espíritu Santo son distintas personas con igual autoridad: “…bautizándolos en el nombre del Padre y el Hijo y el Espíritu Santo”: “Ahora os exhorto hermanos, mediante nuestro Señor Jesucristo y mediando el amor del espíritu, que se ejerzan conmigo en oraciones a Dios para mí”; “La bondad inmerecida del Señor Jesucristo y el amor de Dios y la participación en el espíritu santo sean con todos vosotros” (Mateo 28:19; Romanos 15:30; 2 Corintios 13:14 TNM, énfasis añadido).

En las Escrituras, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo se distinguen claramente; sin embargo, hay un solo Dios. Por lo tanto, “Hay… un Espíritu… un Señor Jesús… un Dios y Padre de todo… “(Efesios 4:4-6; véase también, 1 Corintios 12:4-11). Además, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo nunca se identifican como una Persona únicamente, como enseñan los movimientos modernos, como los grupos de la Iglesia Pentecostal Unida/”Sólo Jesús”. Por ejemplo, en Juan 6:38 Jesús dice: “Porque he descendido del cielo, no para hacer mi propia voluntad, sino la voluntad del que me envió.”En que la voluntad está la esencia de la personalidad, ciertamente tenemos dos personalidades aquí.

Durante los años 1900 la Iglesia cristiana histórica ha reconocido en la Biblia la doctrina de la Trinidad. Esta puede ser vista por cualquier persona que lee a los Padres de la Iglesia y estudia los credos históricos. Los credos declararon la fe en un único Dios, pero enseña con claridad que tanto el Hijo como el Espíritu Santo eran Dios. Por ejemplo:

El Credo de Nicea en el año 325 d.C. fue el credo de 318 padres de la iglesia y dice así: “Creemos… en un solo Señor Jesucristo, el Hijo de Dios, engendrado del Padre como unigénito,… Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no creado”.[13]

El Credo de Constantinopla del año 381 d.C. un credo hecho por 150 padres de la iglesia, y dice: “[Creemos] en el Espíritu Santo el Señor y dador de Vida, que procede del Padre, que es adorado y glorificado junto con el Padre y el Hijo… “[14]

Aunque oficialmente, la precisa definición y explicación de la Trinidad codificada en el credo de Nicea (351 d.C.) y Constantinopla (381 d.C.) el hecho de la Trinidad fue claramente reconocida tanto por los apóstoles como por los padres post-apostólicos, los estudiosos de la teología histórica podrían ser citados en abundante confirmación, por ejemplo, “Los Padres del siglo II estaban convencidos de que la Divinidad es una Trinidad”.[15]

Y,

Desde el Antiguo Testamento y el Judaísmo del período intertestamentario, la primera iglesia aceptó la convicción de que Dios, el creador del cielo y la tierra es Uno…. Además, aún antes de la canonización de los libros del Nuevo Testamento, las tradiciones apostólicas y de la fe popular de la iglesia fueron marcadas por la noción de una pluralidad de personas divinas…la idea de la manifestación tríadica de la deidad ha estado presente desde el primer periodo como parte de la piedad y el pensamiento cristiano. Pero ningún paso se tomó para trabajar esto a través de las implicaciones de esta idea y para llegar a una doctrina cohesiva de Dios. El patrón tríadico suministra los datos en bruto de los cuáles vendrán las descripciones más desarrolladas de la doctrina cristiana de Dios.[16]

Así, en su libro sobre la Trinidad, Dios en Tres Personas, E. Calvin Beisner ha proporcionado un estudio en profundidad de la evolución histórica de la Trinidad desde los tiempos apostólicos hasta la formación final del Credo de Nicea, la cual fue aprobada en el Concilio de Constantinopla en el año 381 d.C.Dónde se incluye una comparación línea por línea del Credo con la enseñanza del Nuevo Testamento, lo que demuestra que la doctrina de la Trinidad es bíblica.[17]

En efecto, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo están tan fácilmente y consistentemente vinculados en la Escritura, que asumir que Dios no es tres personas hace que sea imposible entender algunos pasajes. Por ejemplo, considere los siguientes pasajes:

Id, pues, y haced discípulos de[a] todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo (Mateo 28:19).

La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros(2 Corintios 13:14).

Porque por medio de El los unos y los otros[a] tenemos nuestra entrada al Padre en un mismo Espíritu(Efesios 2:18; Cf, 3:11-16).

Pero vosotros, amados, edificándoos en vuestra santísima fe, orando en el Espíritu Santo, 21 conservaos en el amor de Dios, esperando ansiosamente la misericordia de nuestro Señor Jesucristo para vida eterna. (Judas 20, 21).

Para ilustrar aún más, intenta contestar las siguientes preguntas sin concluir que la Biblia enseña la doctrina de la Trinidad:

  1. ¿Quién resucitó a Jesúsde entre los muertos? ¿El Padre? (Romanos 6:4, Hechos 3:26, 1 Tesalonicenses 1:10); ¿El Hijo? (Tito 2:13, Juan 1:1; 20:28); ¿El Espíritu Santo? (Hechos 5:3, 4) ¿O Dios? (Deuteronomio 4:35; Isaías 45:18).
  1. ¿Quién dice la Biblia que es Dios? ¿El Padre? (Efesios 4:6); ¿El Hijo? (Tito 2:13; Juan 1:1, 20:28); ¿El Espíritu Santo? (Hechos 5:3, 4); ¿o Dios? (Deuteronomio 4:35; Isaías 45:18).
  1. ¿A quién creyó el mundo? ¿El Padre? (Efesios 3:9-14, 4:6); ¿El Hijo? (Colosenses 1:16, 17; Juan 1:1-3); ¿El Espíritu Santo? (Génesis 1:2; Salmo 104:30); ¿o Dios? (Génesis 1:1, Hebreos 11:3).
  1. ¿Quién salva y regenera al hombre? ¿El Padre? (1 Pedro 1:3); ¿El Hijo? (Juan 5:21, 4:14); ¿El Espíritu Santo? (Juan 3:6, Tito 3:5) ¿o Dios? (1 Juan 3:9).
  1. ¿Quién justifica al hombre? ¿El Padre? (Jeremías 23:6, cf. 2 Corintios 5:19); ¿El Hijo? (Romanos 5:9; 10:4; 2 Corintios 5:19, 21); ¿El Espíritu Santo? (1 Corintios 6:11; Gálatas 5: 5); ¿o Dios? (Romanos 4:6; 9:33).
  1. ¿Quién santifica al hombre? ¿El Padre? (Judas 1); ¿El Hijo? (Tito 2:14); ¿El Espíritu Santo? (1 Pedro 1:2); ¿o Dios? (Éxodo 31:13).
  1. ¿Quién proporciono a Dios por los pecados del hombre? ¿El Padre? (1 Juan 4:14, Juan 3:16; 17:5; 18:11); ¿El Hijo? (Mateo 26:28, Juan 1:29; 1 Juan 2:2); ¿El Espíritu Santo? (Hebreos 9:14); ¿o Dios? (2 Corintios 5:19, 21, Hechos 20:28; (1 Juan 4:10).

Por lo tanto, aunque un miembro de la Trinidad puede tener un papel más prominente en una acción o una función específica, como la creación, redención, etc., todas las tres personas están involucradas. Lo que esto significa es que es adecuado para fines de ilustración el sustituir (o incluir) cualquier Persona específica de la Trinidad en cualquier evento en el Antiguo Testamento o el Nuevo Testamento donde se usa el término “Dios”. De hecho, la Escritura misma lo hace. En Hechos 28:25-26 se dice que el Espíritu Santo habla a Isaías, pero en Isaías 6:8-9 el representante de las mismas palabras, se dice que es Dios.

En su Teología Cristiana, Millard J. Erickson ofrece seis puntos que deben incluirse en una comprensión adecuada de la doctrina de la Trinidad:

  1. Hay solo un único Dios.
  2. Cada persona de la Deidad es igualmente deidad.
  3. La trinidad y un Dios Único, constituyen una paradoja o antinomia – sólo una aparente contradicción. Esto se debe a que la trinidad y un Dios único no existen en el mismo sentido, es decir, no están afirmando y negando simultáneamente la misma cosa al mismo tiempo y de la misma manera. Dios Uno, se refiere a la esencia divina, Su trinidad a la pluralidad de personas.
  4. La Trinidad es eterna: siempre han habido tres personas, cada una de las cuales es eternamente divina. Una o más de las Personas no vinieron a existir en un punto en el tiempo o que en algún momento en el tiempo se convirtió en divina. Nunca ha habido ningún cambio en la esencia de la naturaleza divina del Dios trino. Él es y será lo que siempre ha sido.
  5. La función de un miembro en la Trinidad puede ser durante un tiempo subordinada a uno o ambos de los otros miembros, aunque esto no significa que ese miembro es de ninguna manera inferior en esencia a los otros. Cada persona de la Trinidad ha tenido, durante un período de tiempo, una determinada función única para sí mismo. En otras palabras, la función particular, que a veces es única para una persona dada de la Trinidad, es sólo un papel temporario ejercido para un propósito dado. No representa un cambio en su estado o esencia, cuando la segunda persona de la Trinidad se encarnó y se convirtió en Jesucristo, Él no llegó a ser menos que el Padre en esencia, aunque se convirtió en subordinado al Padre funcionalmente. De la misma manera, el Espíritu Santo está ahora subordinado al ministerio del Hijo (Juan 14 a 16), tanto como a la voluntad del Padre, pero no es menos que son ellos.

Ciertos ejemplos pueden ilustrar esto. Una mujer puede tener el papel de subordinación a suesposo, pero también es igual que él. De la misma forma en alguna empresa de negocios pueden elegir a uno de sus miembros para servir como la cabeza o un presidente por un período, sin ningún cambio en la clasificación. Durante la Segunda Guerra Mundial, el miembro de más alto rango de una aeronave, era el piloto, sin embargo, podría subordinar cuidadosamente sus decisiones a un bombardero, un oficial de rango inferior.

  1. Por último, la Trinidad es incomprensible. Incluso cuando estemos en el cielo y completamente redimidos, todavía no comprenderemos totalmente a Dios, porque es imposible que una criatura finita pueda comprender jamás a un ser infinito. Por lo tanto, “Los aspectos de Dios que nunca comprendemos plenamente deben considerarse misterios que van más allá de la razón y no como paradojas que entran en conflicto con la razón”. [18]

En efecto, los problemas inherentes en comprender plenamente la doctrina de la Trinidad también son inherentes en la persona de Jesucristo. Por lo tanto, la doctrina conocida como la unión hipostática asimila todos los datos bíblicos con el fin de describir con precisión la naturaleza de la Encarnación. Ésta declara que Jesús es deidad y completamente humano en una sola persona. Jesucristo es tanto Dios como hombre. Jesús no es parte humana y parte divina—es completamente hombre y completamente Dios.

Debido a esto Él tiene dos naturalezas, una divina y una humana. Pero Él no es dos personas, es decir, Él no es esquizofrénico. Además, Él es una persona con dos tipos diferentes de conciencia (la conciencia divina y también la conciencia humana). Además, Él es una persona con dos voluntades (si es que realmente tiene dos naturalezas, entonces él debe tener dos voluntades, una humana y una divina), sin embargo, Jesucristo nunca tuvo un conflicto de voluntades.

Las dos naturalezas de Cristo no estaban alteradas por su unión en la persona de Cristo, ambas características divinas y humanas y hechos pueden atribuirse a la Persona de Cristo bajo cualquiera de Sus nombres ya sean títulos divinos o humanos. Además, tanto la naturaleza humana de Cristo como la divina pueden manifestarse durante un solo evento. Por último, la unión de las dos naturalezas de Cristo no es alterada por Su muerte, sepultura, resurrección o ascensión, pero se mantendrá a través de la eternidad.[19]

El material anterior ilustra la importancia de la precisión en la formulación exacta de los datos bíblicos—y también la facilidad con que pueden surgir ideas falsas sobre la naturaleza de Dios. Por eso Dios nos anima y ordena a, “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que maneja con precisión la palabra de verdad.”(2 Timoteo 2:15). Por lo tanto, los cristianos deben estudiar la doctrina de la Trinidad con el fin de saber cómo tratar efectivamente con los datos bíblicos y responder los argumentos de los opositores:

Y el siervo del Señor no debe ser rencilloso, sino amable para con todos, apto para enseñar, sufrido, corrigiendo tiernamente a los que se oponen, por si acaso Dios les da el arrepentimiento que conduce al pleno conocimiento de la verdad, y volviendo en sí, escapen del lazo del diablo, habiendo estado cautivos de él para hacer su voluntad.(2 Timoteo 2:24 -26).

Tomás de Kempis dijo elocuentemente las prioridades cristianas cuando escribió lo que es también una conclusión adecuada a este artículo:

Concédenos, Señor, el saber lo que vale la pena saber, amar lo que es digno de ser amado, para elogiar lo que te place más, para apreciar lo que es más precioso para Ti, y rechazar lo que es malo delante de Tus ojos. Concédenos verdadero juicio para distinguir las cosas que difieren, y sobre todo para buscar y hacer lo que es agradable para Ti, por medio de Jesucristo nuestro Señor. Amen.

 

2. Notas

  1. “Jesucristo”, Biblia de la Atalaya y Sociedad del Tratado, Ayuda para el Entendimiento de la Biblia (Brooklyn, NY: Biblia de la Atalaya y Sociedad de la Extensión, 1971), p. 918, p. 437; Anthony A. Hoekema, Los Cuatro Grandes Cultos (Grand Rapids, MI: Eerdmans, 1970), p. 295 Deja que Dios sea Verdadero, cita (1952), p. 74.
  2. Biblia de la Atalaya y Sociedad del Tratado, Cosas en las cuales es imposible para Dios mentir (Brooklyn, NY: Biblia de la Atalaya y Sociedad del Tratado, 1965), p. 269.
  3. C.T. Russell, Estudios en las Escrituras – Vol. 7: El Misterio Terminado, pág. 410, citado por Wilton M. Nelson y Richard K. Smith, “Los Testigos de Jehová” en Movimientos Religiosos Dinámicos: Estudios de Caso de Movimientos Religiosos en Crecimiento Rápido Alrededor del Mundo, David J. Hesselgrave, ed., (Grand Rapids: Baker, 1978), p. 181.
  4. Citado por Charles S. Braden, “Estos También Creen”: Un Estudio de Cultos Modernos Americanos y Movimientos Religiosos de Minoría (New York: Macmillan, 1970), p. 371, cita de “Destapado” de Juez Rutherford (Brooklyn, NY: WBTS, 1937), pp. 48-49; Que Sea Verdadero Dios (1946), pp. 82-83, 93.
  5. Véase John Ankerberg, John Weldon, Todo lo que siempre quiso saber sobre el mormonismo (Eugene, OR: HarvestHouse, 1992), cap. 10.
  6. Bruce R. McConkie, Doctrina Mormona (Salt Lake Ciudad: Bookcraft, 1977), pp 270, 576-77.
  7. María Baker Eddy, Ciencia y Salud con la Clave a las Escrituras (Boston, MA: La Primera Iglesia de Cristo, 1971), pp 256, 515.
  8. Victor Paul Wierwille, Jesucristo no es Dios (New Knoxville, OH: American Christian Press, 1975), pp. 2-3, 6-7, 25.
  9. Philip Schaff, ed., Rev. por David S. Schaff, (Grand Rapids: Baker Book House, 1983), pp. 39-40. Los credos de la Cristiandad: Con una Historia y Notas Críticas – vol. 1: La Historia de los Credos
  10. Ibid., P. 38.
  11. Ibid., El término griego fue transcrito.
  12. “Gregorio de Nisa… para Ablabius”, en William G. Rusch, trad. y ed, La Controversia Trinitaria (Philadelphia: FortressPress, 1980), Pp 149, 151-52.
  13. John H. Leith, Los Credos de las Iglesias: Un Lector en la Doctrina Cristiana Desde la Biblia Hasta el Presente, 3ra ed., (Atlanta: John Knox Press, 1982), pp. 30-31.
  14. Ibid., p. 33, énfasis adicionado.
  15. J.G. Davies, La Iglesia Cristiana Primitiva: Una Historia de sus Primeros Cinco Siglos (Grand Rapids, MI: Baker, 1980), 97.
  16. Rusch, 2, énfasis añadido.
  17. E. Calvin Beisner, Dios en Tres Personas (Wheaton, IL: Tyndale, 1984).
  18. Millard J. Erickson, (Grand Rapids, MI: Baker, 1986, ediciónvolumenuno), pp. 337- 338. Teología Cristiana
  19. Para una buena discusión véase Robert Glenn Gromacki, El Nacimiento Vírginal: Doctrina de la Deidad (New York: Thomas Nelson, 1974), caps. 9, 11 a 13,2

Ankerberg Theological Research Institute

PO Box 8977 - Chattanooga, TN 37411 UA
423-892-7722 | Contact Us | Website by Crash Creative
Privacy Policy

The John Ankerberg Show is a member of the
Evangelical Council for Financial Accountability